Chile es literatura, vinos y buenas apuestas

Chile es reconocido por sus vinos, su literatura y paisajes gélidos, sin embargo, desde hace unos años, la industria de las apuestas en este país se ha convertido en uno de sus más grandes atractivos turísticos. Así como una de las industrias más activas en generar tributos fiscales.

A lo largo del territorio chileno funcionan legalmente veinticuatro salas de casino, siendo el Sun Monticello, ubicado en la comuna de Mostazal, en la región de O’Higgins, el más concurrido. Ya que registró en 2017 un promedio de 2.302 apostadores diarios, seguido muy de cerca por el Marina del Sol Talcahuano (2.229) y el Enjoy Antofagasta (1.414). En total, más de 5 millones de visitas se registraron durante ese año en las salas de juego.

Aunque tienen una gran cantidad de detractores, las salas de juego aportaron al fisco más de ciento setenta mil millones de pesos que, según la legislación vigente, serían administrados en un 50% por las autoridades municipales y 50% por las autoridades regionales, para el financiamiento de obras en desarrollo. También han permitido a los jugadores obtener ganancias millonarias en sus instalaciones.

Casino físico vs Casino electrónico

Los juegos de envite y azar están a la orden del día, sobre todo desde que Internet ha puesto a disposición de los apostadores los casinos virtuales, que se pueden visitar desde los teléfonos móviles en aplicaciones como Gaming Club App con la cual podrá disfrutar de las ventajas de una sala de máquinas al alcance de su mano. No obstante, tanto chilenos como extranjeros que visitan los casinos pueden pasar un buen rato en sus instalaciones cinco estrellas, comiendo en sus deliciosos banquetes y hasta disfrutando de shows en vivo, con la presencia de importantes estrellas de la escena musical internacional, por supuesto, también podrá disfrutar de una buena copa de vino chileno.