Chile en dos poetas: Oscar Hanhn y Tomás Harris.

Cientos de poetas se suman a una importante lista de creadores sensibles de la escena literaria chilena, podemos iniciar un breve recorrido desde el inicio del siglo XX, donde destacan figuras como Nicanor Parra, Gonzalo Rojas o Enrique Lihn.

Para esta primera camada de poetas se entiende que han buscado una poética fundada en el contraste y la búsqueda de lo luminoso. Lo que se entiende como la poesía chilena contemporánea involucra a poetas nacidos entre las décadas de los años treinta y los años cincuenta, en cuyo periodo podemos citar a poetas destacados como Óscar Hahn y Tomás Harris.

Óscar Hahn se inició escribiendo como la mayoría, durante la adolescencia tras una ironía de amor. Ya en una etapa adulta se ha dedicado a explorar asuntos como el holocausto judío. Su libro de poemas “Mal de amor”, una vez publicado fue prohibido por el gobierno chileno por ofender la imagen de la virgen María, en consecuencia fue retirado de circulación.

Tomás Harris por su parte, se inició en la literatura en 1979 , su primer poemario se llamó “La vida a veces toma la forma de los muros”. Harris fue fundador de la revista literaria Postdata y organizó encuentros literarios, para los años noventa ya es un autor consolidado de su generación. Uno de sus grandes aportes fue “Crónicas maravillosas” obra que se construye a través de un diálogo con la película “El séptimo sello” del sueco Ingmar Bergman.

Este par conforma una dupla fundamental para cualquiera que desee adentrarse o conocer más sobre la poesía chilena, ya ellos están consagrados en el medio, pero muchos se empeñan solo en difundir a los poetas de mayor renombre fuera de Chile. Cada generación de poetas se debe a la anterior. El grupo más importante que les siguió a estos que nombramos es el de los nacidos en los años setenta, pero esta la exploraremos en otra entrega.