Hijos de la dictadura chilena en la literatura: Alejandro Zambra

Cuando se cumplieron 40 años de la instauración de la dictadura en Chile, surgió una necesidad dentro del movimiento literario chileno de revisar lo que había acontecido en esa época, en los años 70. Lo que habían visto los niños, ahora adultos, comenzó a dibujarse en narraciones acerca de lo experimentado desde esa mirada inocente y que ahora podía revelarse con conciencia frente a lo que habría sido planteado desde la escuela o los medios de comunicación.

Este no fue un fenómeno aislado de una sola nación, pero en lo concerniente a la escena chilena, el autor más destacado a este respecto es sin duda Alejandro Zambra, nacido en 1975, y quien publicó en 2011 la novela “Formas de volver a casa”. Esta novela marca un ícono respecto a lo que son los escritores reconocidos de la generación literaria posterior a la dictadura. La “narrativa de los hijos” o “literatura de los hijos” fue el epíteto otorgado desde la academia y desde la prensa dedicada a la crítica literaria.

La idea de la novela de Zambra en particular es intentar resolver una deuda histórica, porque mientras en el mundo de los adultos había persecución y asesinato, para los chicos solo existían dibujos en un rincón de la casa, o se jugaba a los escondites e inclusive a desaparecer. Para Zambra, sus padres son “los sobrevivientes de un mundo perdido” y finalmente lo que se pretende es comprender que a pesar de la ausencia de la culpa no se sobrentiende la inocencia.

Zambra a pesar de utilizar un despliegue eficaz de las tramas no abandona su sencillez original, así como dentro de su estética también da vida a una poesía que se integra en el lenguaje de la anécdota.

Otros autores destacados de este movimiento de la literatura de los hijos son Nona Fernández, Alejandra Costamagna y Álvaro Bisama.